¿Pitidos en los oídos?

¿Qué son?


El acúfeno o tinnitus es la percepción de un sonido que escuchamos pero que no viene del exterior, si no que proviene del propio organismo.


Hay que tener muy claro que no es una enfermedad, por lo tanto lo primero que debemos hacer cuando notamos estos acúfenos es tomarlo con calma y consultar con el especialista para hacer una valoración más detallada.




Tipos de acúfenos:

  • subjetivo: es el acúfeno que se escucha proveniente del propio oído interno. En este caso suele ser un ruido contínuo. Los más frecuentes son los pitidos, zumbidos, ruido de olla hirviendo, o del agua correr. Sea cual sea pero contínuo

  • objetivo: es el acúfeno que se escucha proveniente del propio cuerpo. Los más típico es el latido del corazón o como un siseo. En este caso el ruido es más mecánico.

Podemos encontrarnos acúfenos temporales, de corta duración, desde unos segundos hasta días o semanas de duración. Pero cuando el acúfeno está instaurado por más de 6 meses se dice que es un acúfeno permanente. También la percepción puede ser monolateral, bilateral o central. No hay dos acúfenos iguales!



El acúfeno o tinnitus es un síntoma de una causa que puede ser:


Causas que pueden producir acúfenos:

  • Pérdida auditiva (sordera)

  • Patologías del oído interno (lesiones internas, laberintitis....)

  • Hipoacusia (cuando ruidos moderados o fuertes molestan más de lo que cabía esperar)

  • Trauma acústico (ruidos altos en periodos largos de tiempo: discotecas, algunos trabajos...)

  • Problemas vasculares (trastornos de irrigación sanguínea)

  • Problemas neurológicos (en casos raros algunos tumores)

  • Traumatismos craneoencefálicos (golpes en la cabeza)

  • Problemas posturales (contracturas, cervicales...)


Lo más complejo de los acúfenos o tinnitus es el diagnóstico. Si el especialista consigue diagnosticar cuál es la causa que produce estos acúfenos podemos tratar la causa.

Si el problema es una pérdida auditiva se corregirá el problema con unos audífonos, si el problema es una patología vascular o neurológica se realizará el tratamiento adecuado para mejorar la patología... A veces por desgracia no se encuentra la causa que lo provoca y ahí es un problema que hay que trabajar con el paciente.


Las otitis y problemas de oído medio (perforación timpánica, otosclerosis, tapón de cera...) no producirán acúfenos ya que son una estructura "pasiva" no genera ruidos sino que ayuda a transmitir el sonido. La única zona del oído que es "activa", es decir, que produce sonido, es el oído interno donde están las células ciliadas.


Tratamiento:


Los acúfenos de por sí, no se curan, no tienen tratamiento alguno. No hay forma efectiva de hacerlos desaparecer o de "curar" (ya hemos dicho que No es ninguna enfermedad)

Tampoco tienen gran importancia como síntoma, el problema viene cuando se afecta o se altera el sistema nervioso del paciente.

Muchos pacientes al ver que no hay un tratamiento efectivo para eliminar los acúfenos entra en un periodo que puede provocar una serie de sintomatología mucho más peligrosa que el propio acúfeno:

  • depresión

  • ansiedad

  • insomnio

  • pérdida de concentración

  • angustia

El problema, es la tensión nerviosa que genera el acúfeno, es un bucle: el acúfeno provoca más nerviosismo y ansiedad y esto a su vez provoca que el acúfeno incremente su intensidad y por lo tanto más percepción y angustia.



Los acúfenos generan un problema que no se ve, no hay ninguna prueba eficaz para poder decirle al paciente cuánto y cómo están estos acúfenos. Digamos que es de los pocos síntomas que pueden haber que no se puedan diagnosticar con fiabilidad.

Lo que se puede hacer es tratar la causa que los produce para que el paciente note menos el acúfeno o bien que se habitue a escucharlos de tal manera que ya no le moleste.


Cuando la causa es la pérdida auditiva el tratamiento más efectivo es el uso de unos audífonos para restablecer la estimulación, de esta manera estamos enviando y estimulando a nuestras células ciliadas.



En pacientes con graves afectaciones nerviosas o de insomnio, el médico puede recetarle ansiolíticos para poder dormir bien y estar más tranquilo. Esto ayudará a calmar la ansiedad y el desasosiego que pueda crear.

También se han visto resultados con alguna terapias de relajación tipo mindfulness que ayudar a controlar el cuerpo, la respiración y la mente.


Consejos


El oído es una estructura maravillosa que funciona de una manera fascinante pero cuando se "estropea" o se "lesiona" es muy compleja!

El ruido como hemos visto, puede ser el causante de los acúfenos, por lo tanto cuidemos de nuestros oídos e intentemos no someternos a ruidos muy altos!

Existen numerosos medicamentos y sustancias consideradas ototóxicas, es decir, que en un periodo largo de consumo nos puede afectar directamente a nuestra audición, por ello consulta con tu audiólogo/a y con tu médico para cualquier duda.




18 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo