Audífonos invisibles


Mucha gente hoy en día, gracias a los anuncios en televisión, quieren adaptarse unos audífonos invisibles.

¿Porqué?


Te explicamos pros y contras!



Está claro que llevar unos audífonos no es del agrado de todo el mundo. A diferencia de las gafas, sabemos que es una necesidad más que un capricho. Pero si realmente lo necesitamos, somos conscientes del beneficio que nos aporta tanto a nivel auditivo como a nivel cognitivo (está demostrado que retrasa los signos del Alzheimer y demencia) y nos adaptamos los audífonos al final lo importante es lo importante.


Dentro de los tipos de audífonos existen los que tan de moda se han puesto últimamente gracias a la publicidad en televisión y en RRSS, los audífonos invisibles.

Primer error! ¿¿invisibles??? si fueran invisibles no se verían y está claro que algo, por poco que sea, se ven. En el momento que ponemos un audífono por pequeño que sea dentro del conducto auditivo (CAE) algo se ve. Es verdad que depende del conducto que tengamos (si es ancho y redondo va mejor) podremos tener unos audífonos más profundos y discretos.


Partes de los audífonos "invisibles":

- Carcasa: es la parte donde va alojado el mecanismo, puede ser de color beige, rojo, azul, transparente, negra, moca, café. Esta parte no se ha de ver una vez colocado el audífono por lo tanto el color realmente no es muy significativo. Muchas veces si la adaptación es binaural (dos audífonos) se aconseja que el del lado derecho se fabrique la carcasa en color rojo y el del lado izquierdo en azul, de esta manera se distinguen mucho más rápido.




- Portapilas + Faceplate: esta es la parte visible del audífono una vez colocado dentro del cae. Esta parte del audífono normalmente se fabrica en color beige, negro o moca. De esta manera una vez alojado en el cae, si el portapilas (donde se coloca la pila) y el faceplate (parte que hace de sellado de la carcasa) son de color oscuro simula mucho mejor la naturalidad del cae.


Los audioprotesistas siempre velamos por la comodidad y la estética y por lo tanto te aconsejaremos que el portapilas por ejemplo sea de color más osuro para que aún quede más disimulado en el interior del conducto.

- Control de volumen - Pulsador: Es un accesorio opcional. Los audífonos invisibles no tiene conectividad por lo tanto a veces se les puede poner un control de volumen o un pulsador para poder cambiar algún programa pero comprometemos la estética de los audífonos. Hay que valorar muy bien esta opción para que una vez fabricados no tengamos problemas estéticos.

- Hilo extractor: no es una antena!! es simplemente un hilo de nylon que nos sirve para ayudar a sacar el audífono. Como suelen quedar bastante internos será difícil manipularlos ya que no habrá material suficiente para cogerlo con los dedos.

Este hilo con el tiempo se va "arrugando" y enroscando hasta que se rompe, es normal! Cuando ocurra, acércate a tu centro auditivo para que te lo pongan de nuevo, es una reparación rápida que se realiza en el mismo centro.



Otro aspecto que nos puede confundir es la potencia que tienen estos audífonos invisibles, llamados de manera correcta: CIC (completamente en el canal) o IIC (inside in the canal en inglés: dentro del canal)

Evidentemente al ser más pequeños, los amplificadores y auriculares que llevan son más pequeños y por ende menos potentes que por ejemplo un intracanal ITC.


Los audífonos intracanales (ITC) son más grandes y muchos ya tiene Bluetooth (audífonos inalámbricos) con lo que nos permite conectarnos a Smartphones y a otros dispositivos de manera directa e inalámbrica, pero son más externos, quedarían como los auriculares inalámbricos que están tan de moda hoy día.


Para resumir un poquito y hacer un balance de pros y contras tendríamos:


- pros: al alojarlo dentro del canal auditivo el sonido entra por la "entrada natural" y eso favorece la localización espacial de los sonidos.

También el hecho que sean tan pequeñitos los hace menos molestos para los usuarios que utilizan gafas y/o mascarillas y no nos engañemos son más estéticos, si buscas estética porque aún no estás preparado para afrontar la visualización de unos audífonos éste modelo es el tuyo.


- contras: la potencia es limitada y depende de que pérdida auditiva tengas no es le más recomendable (por ejemplo es como llevar una gafa con varias dioptrias menos para que el cristal sea más fino! a qué eso no se nos pasa por la cabeza??).

No tienen conectividad y por espacio solo disponen de un micrófono lo que limita un poco la claridad del habla en una situación ruidosa.


Antes de elegir los audífonos por la estética escucha a tu audioprotesista, te indicará cuales son la mejor solución según tu pérdida auditiva y tu anatomía, teniendo en cuenta la estética por supuesto!







2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo